top of page

#RecaldeEterno: 20 Años – 20 Historias

Hoy (10 de marzo) se cumplen 20 años del fallecimiento de Jorge Raúl Recalde, un piloto único, talentoso y al que los caminos lo siguen extrañando. En esta jornada en la que en su honor se conmemora el “Día Nacional del Rally Argentino”, desde Entre Motores decidimos recordarlo con 20 anécdotas de familiares, amigos, compañeros de equipo, periodistas, ex navegantes, rivales…

Fecha especial para los amantes de los derrapes y para todo el automovilismo argentino. Aún muchos no pueden olvidarse de aquel 10 de marzo de 2001, cuando el destino quiso que Jorge Raúl Recalde muriese en su ley, durante un rally (el IX Rally de Villa Dolores), algo que sin dudas era su gran pasión. Se cumplen 20 años del fallecimiento de “El Cóndor de Traslasierra”, “El Señor de los Rallies” o de “Cabayo'e lona”, como lo apodaban a quien sin dudas dejó un legado enorme en esta actividad. Tal fue su huella que en su honor hoy se conmemora el “Día Nacional del Rally Argentino”. Y desde Entre Motores queremos homenajearlo con recuerdos y anécdotas de familiares, amigos, compañeros de equipo, periodistas, ex navegantes, colegas, rivales…


1-MASSIMO "MIKI" BIASION:

Biasion y Recalde rescatando el elefante en Kenia.

“¡Jorge siempre se ha quedado en mi corazón! Cuando nos conocimos por primera vez en el Rally de Argentina de 1986 nació entre nosotros una sincera estima y una verdadera amistad, que en el transcurso de las carreras que hicimos juntos en los años siguientes fue muy consolidada. Fuimos fieles rivales en carrera, pero sobre todo grandes compañeros en aventuras por el mundo y las fotos del rescate del elefante durante el reconocimiento del Rally Safari atestiguan lo amistosos que fuimos en todas las situaciones. Jorge era un gran piloto, competitivo con cualquier coche y en cualquier competición de autos y ciertamente dio mucho a las carreras y habría merecido muchos más éxitos. Enhorabuena por la maravillosa iniciativa del Municipio de Mina Clavero (por el futuro Museo) que espero poder visitar algún día”.


2-BETTY Y JOSÉ (MAMÁ Y HERMANO DE JORGE):

“Yo no me oponía a que Jorge corriera, nunca me quise meter en la elección de mis hijos. Pero hubiera preferido que sea un gran pintor y no que hubiera manejado. Cuando se recibió, lo llevé a Buenos Aires para que estudie ingeniería mecánica. Él creyó que enseguida se iba a meter en los motores de los autos, y no era así. Se hizo amigo de un escribano. Y un día esta persona me llama y me dice: 'Escribana, el nene quiere correr'. Fue como si se me hubiera desplomado el techo, encima con todo el esfuerzo que uno hacía. Me quedé un rato callada. Esta persona lo había llevado a Jorge a probar al autódromo. 'El chico sirve, es bueno', me comentó. Como extrañaba se volvió a Córdoba y después a él lo afianzó el apoyo que tuvo de una persona, López Carrera, que tenía una concesionaria Renault muy importante, y ahí sí se largó a correr. Siempre se las ingeniaba para subirse a un auto. Yo generalmente iba a las carreras. Hasta que un día, donde está la rotonda de Mina Clavero, lo vi doblar en una rueda. Estuve como una semana con dolor de cabeza y no fui más a ninguna. Iba a la largada o a la llegada, nada más” (Betty).

“Él no tenía un mango y de ninguna manera se podría haber dedicado al automovilismo sin ayuda. Y cada vez que se subía a un auto, era para manejar, sea de quien fuera. Era bastante parco, pero cuando hablaba decía las cosas justas. Arriba del auto era igual. Siempre muy tranquilo, con la misma pasta. Tenía mucha seguridad de lo que hacía. Le costaba decir `hasta acá llego´. Además, me parece que tenía un manejo tan natural y talentoso que no perdía vigencia. A él le gustaba el ambiente. No era un tipo que le agradaba la notoriedad, más bien era reacio, medio que le molestaba que la gente lo reconociera. Nunca corría en autos para sobresalir. Él lo sentía, era su pasión. Sobrepasó los límites del automovilismo, porque muchos lo admiraban sin ser del ambiente. Lo querían por tener una forma de ser muy franca, con palabras muy concretas y sabias. Hay pocos tipos que pueden sobrepasar su actividad, y Jorge fue uno de esos” (José).

(*) Nota Revista CORSA – Año 2008


3-JOSÉ “CHECHE” CARLOMAGNO:

“Nos hemos criado juntos con Jorge. Mina Clavero era una aldea, con apenas 1.500 habitantes, así que nos conocíamos todos. Teníamos dos años de diferencia y las familias eran muy cercanas, viviendo prácticamente enfrentadas en la plaza que era el lugar de encuentro. Hacíamos competencia de autitos plásticos con masilla y después también en bicicleta. Él siempre se movió con chicos más grandes y tenía ese humor ácido, medio que si no lo entendías te podía resultar chocante. Era un tipo muy analítico, de comentarios atinados. Compartimos muchas cosas con él y sus hermanos. Salíamos a andar en bici todo el día por la montaña, con las bicicletas de esa época, y terminábamos con la lengua afuera, comiendo criollitos y una lata de paté. Siempre la tuvo clara respecto a lo que quería. Andábamos en un Chevrolet 400 de su familia y siempre íbamos fuerte. Tuvimos una relación muy cordial; después en el pueblo existió esa rivalidad de estar la barra de Jorge y la barra del Cheche, pero sin llegar a extremos, eran otros tiempos. Por ejemplo, probando para el Desafío de los Valientes, nos mentíamos lindo los dos acerca de cómo nos había ido probando, ja. Siempre fue competitivo, de chico nomás cuando jugábamos a los autitos quería ganar, se ponía loco si no lo hacía. Y yo siempre le envidié sanamente el hecho de cómo se manejaba abajo del auto; tenía una gran habilidad para eso, para ser perseverante. Y recuerdo que para la Manzana del ´72, su cuñado le prestó un R12 para hacer el reconocimiento juntos. Era una carrera como de 2.000 kilómetros, así que capaz que la primera anotación la teníamos a los 200 kms, ja. Por eso nos íbamos turnando en el manejo, y cuando fue mi turno y Jorge iba descansado, agarré un lomo a fondo y en vez de doblar seguí derecho a formar parte del paisaje… Jorge se despierta y con su tono me dice: `¿Qué camino has agarrado?´ Estábamos en el medio del campo, ja. Pero eran esas salidas y comentarios que tenía Jorge”.


4-CARLOS SAINZ:

Sainz, Biasion, McRae y Alejandra, hermana de Jorge.

“Era un tipo entrañable. Lo recuerdo como un tiweo que estaba muy serio, pero tenía un gran sentido del humor. Y hablaba y te soltaba pullas (expresiones agudas o irónicas que pretenden herir o humillar a alguien) muy graciosas, pero muy serio, como que al principio no las pillabas. Siempre que corríamos, del tramo que salí de su casa en Mina Clavero. Era un camino de tierra que él se lo conocía de memoria. En su momento nos contaba que antiguamente aún no estaba hecha la ruta de asfalto, entonces todos lo que pretendían ir de Mina Clavero a Córdoba debían ir por ese camino de tierra. Todos los años que íbamos a correr a Argentina nos invitaba al asado. Espectacular el asado. Además, no te dejaban ir. Salíamos de carne hasta arriba. Yo se lo agradecía mucho porque no he visto gente más amable, te daban todo, te hacían sentir como en casa. En general todos los argentinos, pero la familia de Jorge Recalde era espectacular. Son de los recuerdos más bonitos que tengo de Argentina”.


5-ESTEBAN GOLDENHERSCH:

“Cuando yo empecé a correr allá por el año ´99, mis medios económicos no eran los mejores y recuerdo que comencé a competir con un buzo prestado de mi padrino José, el hermano de Jorge. Y para la primera carrera no tenía botita para correr, entonces arranqué con unos mocasines que tenía, tipo náuticos o de ese estilo. Y por el tercer o cuarto tramo se me acerca uno de los comisarios deportivos y me dice que no podía correr con eso, que tenía que usar botas homologadas. Se ve que Jorge estaba por ahí y alcanzó a escuchar, y como dos o tres carreras más tarde, porque seguí con los mocasines dos carreras más por lo menos, me llama a su pieza y de la valija saca dos sobres marrones, algo que recuerdo aún hoy, y en cada sobre había una botita azul Sparco. Jorge no era muy generoso, hay que aclararlo, ja, y me las da. Pero me comenta: `Te las presto´. `Bueno, gracias´, le contesto. Y me mira y me dice: `Pero no para siempre´. Todavía tengo las botitas guardadas porque por supuesto nunca se las devolví”.


6-RAÚL BELLIDO:

"Recordar a Jorge es recordar al más grande del rally, pero también es recordar a un amigo, que paseó por el mundo el logo de Bellido en su buzo. Dueño de un carácter y humor muy especial, desconocido por la mayoría de quienes vamos a las carreras. Con orgullo lo acompañamos con nuestro trabajo desde su debut hasta su último rally. Un día, en nuestro laboratorio y tras ganar en el Rally Mundial de 1988, el “Prócer” apareció a buscar sus fotos. Empezó a verlas y de repente apareció una toma donde dobló un poco antes en una curva y el Lancia se montó a una piedra, poniéndose en dos ruedas. Desde otro sector le alcancé a decir: “¡Qué moquito te mandaste, eh! Casi lo tumbás”. Y sin mover ni un pelo de su bigote, me dijo: “Gordo, ¿vos nunca sacaste una foto movida?”. Ése era Jorge Raúl Recalde. El más grande. El de los triunfos importantes. El mejor. El amigo. El que siempre está”.


7-CLAUDIO MENZI:

“Un tipo de códigos con todas las letras. Gran persona y ni hablar como piloto. Intachable, alguien en el que siempre podías confiar. Si bien no éramos amigos íntimos, era una persona que te hacía sentir su amigo. Conmigo se portó muy bien. Cada vez que lo consulté siempre me aconsejó sanamente. De hecho, Jorge ya había corrido varios Safari en Kenia y yo le pregunté qué opinaba de esa carrera que era tan especial y tan distinta a lo que uno estaba acostumbrado a correr. Me digo: `Claudio, quédate tranquilo y esa carrera correla con la cabeza fría; hay que correrla a un 70 u 80 por ciento del ritmo que podés imprimir en otras competencias que son de velocidad´. Hice eso y fuimos a ese ritmo. Por ejemplo, Gabriel Pozzo arrancó mucho más rápido que nosotros y no aguantó la primera etapa; rompió la suspensión porque los autos del Grupo N no eran tan duros como un WRC. Y a eso Jorge me lo supo transmitir y yo tuve la suerte de aplicarlo y ganar esa fecha que fue un sueño. El mejor de los recuerdos. Un tipo que parecía serio, pero cuando te sentabas a hablar con él siempre tenía una humorada o un chiste a flor de piel. En el 2001 yo había dejado de correr afuera y me sumé al Argentino. Esa primera fecha no la corrí y fui a ver el rally en Villa Dolores. La noche del viernes, antes de largarse la carrera el sábado, comimos un asado en la casa de los padres de Diego Curletto y Jorge quiso que nos sentáramos juntos así me preguntaba anécdotas de Europa, del Mundial, de los Agnello… Él siempre estaba intrigado y tenía la intención de volver a correr a nivel mundial y me preguntó un montón de cosas, cómo me había ido, qué opinaba de tal o cual cosa…Un tipazo con todas las letras. Se lo extraña muchísimo”.


8-RICHARD KEMBER:

Recalde en acción con su Mitsubishi en 1999.

“Debuté en un Fiat 600 en las primeras 24 Horas de Tanti 1983. Cuando llegamos a Tanti, lo que era la segunda etapa, Jorge -que corría para el equipo Renault- ya se preparaba para largar la tercera etapa. Me ve llegar agotado, se acerca y me pregunta cómo venía. Y ahí nomás me mandó a su hotel y me dijo que usara su habitación para descansar un rato. ¡Yo casi ni lo conocía más que por mi admiración hacia el! Así que imagínate que él me brindara su habitación… ¡Así de grande y humilde era! Y después en 1999 me convocan de urgencia para reemplazar a `Pepe´ García, que se había enfermado. Ya habían hecho el recce y yo tenía que correr sin haber recorrido nada. `Pepe´ me había contado que una de las virtudes de Jorge era que enseguida se daba cuenta si tenía un auto para pelear la punta. Hicimos el shakedown y apenas salimos de la primera vuelta me preguntó qué me parecía el auto. Le contesté que yo nunca había andado con un Mitsubishi hecho Grupo A, por lo que mis referencias no eran válidas. Ahí nomás me dijo que andaba bien y recordé lo que me había comentado `Pepe´. Ganamos ese Rally. La tenía más que clara”.


9-LAURA CEREZO/RAFAEL CEREZO:

“Siempre tengo muy presente una anécdota que involucra a Jorge Recalde y al legendario fotógrafo del WRC, Martin Holmes. Él había pactado una extensa entrevista con Jorge en la previa del Rally Argentina y sí o sí quería ilustrar esa doble página al lado del cartel vial que identifica la localidad de Mina Clavero. Hicieron toda la entrevista, Holmes le pidió a Recalde que se ponga el buzo y partieron hacia la ruta en busca de la foto deseada. Cuando llegaron, se dieron con la mala nueva de que la señal vial había sido derribada por un colectivo y el cartel estaba en piso. Martin se quería morir por no poder conseguir la imagen con la que pensaba ilustrar todo su reportaje. Recalde, que era muy buen tipo, debe haber sentido algo de lástima por el británico y se puso él mismo a enderezar el letrero para darle el gusto al mítico periodista. Lo levantó del piso, lo acomodó como pudo, lo estiró para que sea visible y así fue como lograron una de las fotos más emblemáticas del ídolo argentino. Martin Holmes siempre lo recordaba diciendo: `¡Era un hombre fuerte! Otro piloto seguramente hubiese ignorado mi pedido y él enderezó el cartel para la foto´” (Laura).

“La Licencia Médica de Jorge. Todavía resuenan en mis oídos aquellas palabras que, teléfono mediante, me dijo Jorge, el jueves 8 de marzo de 2001. Mi intención era saber si le había llegado el nuevo auto, el Ford Escort RS Cosworth, con el que se aprestaba a debutar en el Rally de Villa Dolores, que abría la temporada del Rally Argentino. Después de varias horas de rastrearlo, lo encontré finalmente, pero me dijo: `Rafa, ahora no puedo atender, porque estoy en la Federación Regional de Automovilismo, haciendo la revisión médica, para renovar la licencia. Te pido que me llames en una hora y media y hablamos´... No lo pude volver a encontrar hasta el día siguiente, pero pude descartar, que no le hubieran renovado la licencia, antes de largar” (Rafael).


10-GABRIEL RAIES:

“Tengo miles de anécdotas con Jorge porque lo conozco antes de que yo empezase a correr. Aprendí mucho con él y la pasé realmente muy bien. Viví mucho tiempo en su casa en Mina Clavero, los veranos los pasaba ahí con él, con el `Cheche´ Carlomagno… Por eso tengo muy buenos recuerdos de antes y después de cuando quería ganarle. Era muy difícil ganarle a Jorge por su forma de correr, por todo… Era un tipo muy agradable aunque no lo parecía; parecía más un tipo tosco y serio, pero era una persona muy divertida, la pasábamos muy bien. Cuando teníamos la Asociación de Pilotos, Daniel Preto lo había bautizado como el `Anciano sabio´ porque cada vez que teníamos alguna discusión él le ponía el punto final muy rápido. Y lo bueno que ahora están por empezar el Museo de Jorge que realmente se lo merece”.


11-JORGE “BICHO” DEL BUONO:

“El Rally de Argentina de 1984 fue una carrera espectacular suya terminando tercero. Corrimos con un Audi Quattro que era muletto (auto suplente) que nos lo dieron para probarlo un día antes de correr. Resulta que ganamos la primera etapa y el equipo oficial dejó en claro que debían ganar sus pilotos principales. Por eso nos bajaron un poco el turbo del motor. De ahí en más el nombre de Jorge en el WRC no paró de crecer. En aquella carrera que ganamos en 1988, el italiano Miki Biasion (referente de Lancia) tuvo un problema eléctrico. Lo superamos en la clasificación general. Veníamos con cuatro o cinco minutos de ventaja y esperábamos la orden para dejarlo pasar. Biasion era el puntero del campeonato. Pero en Santa Rosa de Calamuchita lo recibieron con un pasacalle que decía ‘Miki Biasion y Tiziano Siviero campeones del mundo’ y otro con ‘Bienvenidos Jorge Recalde y Jorge Del Buono’. Con esa demostración de cariño Biasion no pudo exigir que le cediéramos el triunfo. Y en ese 1988 perdimos el título del Grupo N (por entonces la segunda divisional del WRC) porque no ganamos la última carrera. El auto que venció era un Mazda que tenía una paleta de ventilación de más. Estaba fuera de reglamento. Por ese motivo echaron a tres autos del Grupo A (categoría principal). El Director de la Carrera esperaba nuestra denuncia. Pero Jorge no hizo ningún reclamo y me dijo: ‘No me gusta ganar carreras así’. Insisto, estaba en juego un Campeonato del Mundo”.

(*) Fuente: Infobae.com


12-DANIEL PRETO:

Preto y Curletto con el Ford Escort Cosworth ex Recalde.

“Allá por 1999 corríamos juntos en el equipo que había armado Alfacar de Mitsubishi Argentina y en una recorrida de ruta en Traslasierra nos invitó a varios a comer un asado en su casa en Nono. Por supuesto que comimos un azadazo espectacular con los amigos de Jorge, tomamos un buen vinito... Estábamos cansados porque habíamos andado todo el día en la ruta, pero nos sentamos en el hall a conversar un rato. Y empezaron a charlar de carreras viejas. En un momento comenzaron a discutir Jorge con un amigo, diciendo el amigo que en tal carrera Jorge había corrido con el Renault 18 y Jorge le contestaba que no, que había corrido con un R12. Que sí, que no… Y bueno, la discusión pasó y seguimos hablando de otra cosa. De repente Jorge se queda dormido en el sillón. Y habrá estado 15 o 20 minutos así dormitando en el sillón, nosotros cambiamos de tema y la charla derivó para otro lado. Hasta que de golpe se despierta, pega un suspiro y dice: `¡Era un R12!´. Nos quedamos todos asombrados y nos empezamos a reír porque se había despertado como que la charla seguía. Jorge tenía esas cosas. Era un tipo que si no lo conocías te parecía muy parco, pero tenía un humor muy particular y era una gran persona”.


13-MARTÍN CHRISTIE:

“Tuve la suerte de haber sido amigo de Jorge antes de que empezara toda esta historia de los rallies y de ser acompañante. Mi amistad con “Cheche” Carlomagno me llevó hasta Mina Clavero y ahí me hice amigo de la familia Recalde, obviamente a través de Jorge porque el automovilismo era lo que nos unía a todos. Realmente fue un amigo, tuve la suerte de estar a su lado. Tuvo la deferencia de invitarme e integrar ese grupo que estuvo en su casamiento, estuve para el nacimiento de sus dos hijas, continúa al día de hoy mi amistad con Isabel. Jorge marcó mucho lo que fue una parte del automovilismo argentino, en las que incluyo todas las categorías en las que participó. Si bien el rally fue lo que más lo hizo trascender por sus campañas internacionales, no hay que olvidarse que Jorge compitió en todo lo que había en Argentina. Y destacándose siempre, algo que marca la calidad de piloto que era. Que no esté más es una pena porque podría haber seguido volcando su experiencia y su pasión a todos los chicos que empiezan en esto. Felizmente es un recuerdo permanente; no hay que esperar una fecha para acordarse de él, sino que yo creo que es algo permanente. Hoy con esto de las redes sociales todos los días veo una nota, un recordatorio o una foto de Recalde. Eso denota lo importante y lo fuerte que fue su paso por el automovilismo argentino. Conviví mucho con él, compartimos grandes vivencias y además de todo eso fui su acompañante durante muchísimos años. Lo que más valoro es haber estado a su lado desde el 90 al 96 en Europa, que fueron los últimos siete años que participó allá. Haber corrido en Lancia, Toyota, los Mitsubishi, los Grupo N de Lancia… Fue toda una época muy linda. Yo tengo un buen recuerdo del amigo, del piloto, de todo…”.


14-LUIS MONTES:

Montes y la réplica del Lancia de Recalde.

"Viví mucho tiempo en Traslasierra y lo teníamos a Jorge como alguien intocable. Yo nací en el ´75 así que ya a los diez años sabía lo que era el rally. Mi abuela era muy amiga de su mamá, se sentaban a charlar de política; doña Betty radical y mi abuela súper peronista. De chico he estado muchas veces en la casa de Betty, en ese living rodeado de trofeos. Ya de grande, un día paso por un quiosco de revistas y me encuentro con una colección de autos a escala. Veo un Lancia rojo y automáticamente lo compro. A los días viene un amigo y me dice: `Ah, mirá vos, un Lancia rojo; ¿vos sabés que hay uno a la venta en internet?´. Me pasa un teléfono, me contacto con la persona y lo voy a ver. Año ´88. Me lo traigo a casa en una grúa ya que estaba completamente desarmado. Lisandro, otro amigo, me pregunta: `¿Qué vas a hacer?´ `Y, lo voy a armar de rally´, le contesto. “¿Y cómo cuál lo vas a hacer? Lo tenés que hacer de Recalde”. Los dos hablábamos de lo mismo, pero el tema era qué estética utilizar. Y como era un Lancia Delta 1988 no había por dónde errarle, era ese el auto, así que me decidí a replicarlo. Incluso está replicado en los detalles mínimos, en la motorización, en la potencia, en todo… Así que la verdad es un gran orgullo tener la única réplica que hay en Argentina”.


15-DIEGO CURLETTO:

Recalde/Curletto, de festejo en el Rally Catamarca 2000

“Naturalmente era un tipo muy rápido, alguien que tenía una percepción del vehículo que creo la tienen estos tipos que son distintos. Para él era muy fácil acomodar el auto y manejaba diferente al resto. Era un tipo muy rápido cuando hacía falta, que no golpeaba el auto y lo que más siempre destaco es que él fue par de los Top. A mí no me tocó correr en esa época, pero he estado en su casa cuando venía Stig Blomqvist y vos lo escuchabas a él hablar con otro piloto y mencionaban que la gran posibilidad era que Jorge ganase al otro día el primer tramo aunque corriese con el muleto con el que Blomqvist había hecho la ruta. En la época de Carlos Sainz, el español lo consideraba un guaso igual que él. Eso creo no será fácil de igualar para un argentino a nivel mundial. Los pilotos top, los campeones del mundo, lo consideraban un piloto igual que ellos. Jorge hacía miles de test previos antes de correr Kenia y después venía Juha Kankkunen y decía: `Ya me lo puso a punto el auto Recalde, corro así´. Un guaso diferente”.

(*) Declaraciones Instagram Rally Argentino


16-JOSÉ MARÍA VOLTA:

Amigos y rivales en la previa de un Rally Fin del Mundo.

“Tengo anécdotas variadas porque no éramos del mismo grupo por así decirlo. Recuerdo una que me contó en su momento Curletto. Cuando él empezó a correr con Recalde, la primera vez que se juntó estaba asustado y no sabía qué hacer por el hecho de correr con Recalde entonces no quería hacer macanas. Y le dijo: ´Jorge, vos decime qué tengo que hacer porque la verdad que no quiero hacer macanas estando al lado tuyo´. Y dice que con su tono de voz tan particular, le contestó: ´Diego, arriba del auto cantame la hoja de ruta; y abajo del auto siempre tenés que estar al lado de Volta´. Como diciéndole tené cuidado porque este sabe y va a tomar decisiones que a lo mejor nos perjudican. Fue un gran halago que me hizo Recalde en mi carrera deportiva”.


17-GERARDO KLUS:

Homenaje de Klus en el Rally de Mina Clavero 2015.

“La verdad que es difícil hablar de “El Gordo´, pero como les decíamos los más íntimos, “El Gordo” era un tipo muy especial. Era serio, pero a la vez era muy pero muy gracioso. Anécdotas tengo miles. En sus asados, por ahí te llamaba a las siete de la tarde y te decía: `Venite a comer que está el Diego acá´. Y había que ir porque si no se enojaba. Era un tipo muy especial. Lo anecdótico es que por ahí estábamos de sobremesa y se dormía, pero al ratito despertaba y empezaba con la conversación anterior como si nunca se hubiese dormido. Me invitaba a mí y a los chicos del taller, que la mayoría de los empleados míos eran de Traslasierra que estaban en Villa Carlos Paz. Por eso él siempre decía que el nuestro era uno de los pocos equipos autóctonos que el piloto y los mecánicos eran de Traslasiera”.


18-RUBÉN GARCÍA:

Ligato/García en la cita mundialista de Portugal 2001.

“A Jorge no pude conocerlo tan bien como otros íconos del rally, pero compartimos equipo durante algunos años y aprendí mucho de él. El fin de semana de su última carrera nosotros estábamos corriendo en Portugal. Con Marcos (Ligato) se habían hecho muy cercanos y por eso Martín Christie pidió que esa mañana no nos pasaran llamadas al hotel porque no quería que nos enteremos hasta después de correr. Igualmente, cuando llegué a la primera mesa de control un periodista se acercó y me preguntó: `¿Viste lo que pasó?´. Ahí me enteré y también entendí que lo mejor era no decirle nada a Marcos para no distraerlo. Fue un día muy difícil. Al llegar al parque de servicio ya todos lo sabían. Fue impresionante el desfile de gente que pasó por nuestro box a darnos el pésame. Ahí nos dimos cuenta lo respetado que era Jorge en el WRC. Antes de eso, allá por el 2000, veníamos peleando una carrera a la décima en San Martín de los Andes. En una asistencia me fui al baño, dejé nuestra tarjeta en la mesa del motorhome y cuando volví no estaba. Recién después de que di vuelta el colectivo, desarmé bolsas de basura y la desesperación ya me ganaba, veo que Jorge se para, abre su buzo y tira la tarjeta sobre la mesa diciéndome: `Nene, no dejes nunca esto´.


19-MIGUEL ÁNGEL MOTTA:

El periodista entrevistando a Recalde.

“Recalde practicaba algunas usanzas y supersticiones que lo acompañaban todo el tiempo cuando estaba en carrera. Siempre las negó, pero quienes estábamos cerca las conocíamos. Correr con las luces encendidas era una de sus particularidades, aunque manifestaba que lo hacía por seguridad, para que el público pudiera verlo a la distancia y se ubique en un lugar seguro. Haciendo el reconocimiento de caminos del Rally de la Hermandad, mientras circulaban tomando las notas de carrera, un zorro cruzó la ruta de derecha a izquierda. Cuando lo advirtió, le dijo a su navegante: `Martín, se nos va a parar el coche en cualquier momento´. `Dale Jorge, hace frío y no tengo ganas de quedarme tirado aquí, además no veo que el auto falle”, replicó Christie, concentrado en sus anotaciones. ¿No viste al zorro que cruzó?, preguntó Recalde. “No”, respondió su interlocutor desde la butaca derecha y casi sin prestarle atención. Tres kilómetros más tarde el Renault 18 quedó detenido a la vera del camino con problemas de temperatura”.

(*) Fuente: Libro Pa´ Recalde


20-MARCOS LIGATO:

“En San Martín de Los Andes 2000, donde peleamos hasta el último tramo a la décima, él largaba adelante nuestro y la última mesa estaba junto a una ruta. Tengo el recuerdo de que nos esperó; se bajó del auto y junto con su navegante aguardaban en la mesa para conocer nuestro tiempo, a ver si habíamos ganado nosotros o lo habían hecho ellos. Siempre me quedó en la memoria y lo recordamos con Rubén a ese gesto. Finalmente, él ganó la carrera, pero para nosotros siempre representó mucho orgullo saber que semejante ídolo esté esperándonos a ver si nosotros habíamos ganado o perdido. Con Jorge compartí sus últimos años y lo de Portugal fue tremendo porque veníamos ganando y finalmente logramos nuestra primera victoria en el Mundial y él se nos fue ese mismo fin de semana. En esos días la tapa del Diario La Voz del Interior puso una foto y un título alusivo que para mí fue muy emocionante”.


313 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page