top of page

La leyenda continúa

Espectacular regreso esporádico del francés Sébastien Loeb que se quedó con la victoria en el Rally de Montecarlo (primera cita del WRC) tras un épico duelo con su compatriota Ogier, quien resignó sus chances al sufrir un pinchazo en el penúltimo tramo. El nueve veces campeón mundial finalmente aventajó con su Ford Puma Rally1 por 10.5 segundos al de Toyota y se convirtió (a punto de cumplir 48 años) en el piloto más veterano en ganar una cita del WRC. Breen completó el 1-3 de M-Sport.

“Que veinte años no es nada”, sostenía la letra del tango “Volver” de Carlos Gardel. Y sí, en el Campeonato Mundial de Rally todo sigue igual pese al paso de dos décadas… Y el responsable de que esto ocurra tiene nombre y apellido: Sébastien Loeb, el piloto más laureado de la categoría, quien en este 2022 regresó -en el arranque de la era híbrida- y demostró que no lo hizo para dar un paseo, sino que su competitividad y su talento siguen intactos.


En el Rally de Montecarlo, precisamente la cita en la que 20 años atrás se colocó como líder de una competencia del WRC por primera vez en su vida, Loeb agigantó su leyenda a punto de cumplir 48 años al quedarse con la primera fecha de la temporada. Sí, para aplaudir.


Ni la falta de descanso tras su reciente participación en el Dakar, ni el hecho de no probar lo suficiente el flamante Ford Puma Rally1, ni los casi dos años sin competir en el WRC, ni el estreno de Isabelle Gamiche en la butaca derecha, ni la edad que ahora lo obliga a usar lentes… Nada ha impedido que el alsaciano vuelva a reinar.


Este domingo, Loeb parecía conformarse con el segundo lugar en el Principado luego de ser doblegado el sábado por su coterráneo Sébastien Ogier (también ya “jubilado”, iniciando su nueva etapa como piloto a tiempo parcial), quien ya contaba con 24.6 segundos a su favor antes del penúltimo sector cronometrado y saboreaba su noveno éxito en esta tradicional cita, ya que no necesitaba presionar ni arriesgar más de la cuenta. Pero ahí el piloto de Toyota sufrió un pinchazo en la parte delantera izquierda de su GR Yaris y quedó 9.5 segundos por detrás. En el Power Stage final, Ogier salió a dejarlo todo y fue el más efectivo en el parcial. Loeb cedió nueve segundos respecto a su rival para terminar doblegándolo en la general por medio segundo, que se transformaría finalmente en 10.5 segundos tras la penalización que sufrió Ogier al adelantarse en la largada de este último sector.


Un cierre de película para esta primera fecha del año, con el duelo de dos campeones, quienes escribieron la historia en estas últimas décadas de la categoría y se adueñaron de todos los récords. Si incluso ahora Loeb (que alcanzó su victoria número 80 en el WRC y la primera con un auto que no sea un Citroën) también se convirtió en el vencedor de más edad de un rally del Mundial.


También significó el primer triunfo de Galmiche en el WRC (la primera victoria general para una competidora desde que Fabrizia Pons ganó el Monte junto a Piero Liatti en 1997) y la primera victoria de M-Sport desde el Rally GB 2018. Y la alegría fue completa para la escuadra británica ya que Craig Breen completó el podio con otro Puma, delante de Kalle Rovanperä (Toyota) y de Gus Greeensmith (Ford), mientras que Hyundai Motorsport debió conformarse con un opaco sexto lugar en manos de Thierry Neuville.


La era híbrida del WRC no podía comenzar de mejor manera, con los “Sébastien” que nos regalaron a todos los fans del WRC una de las grandes batallas del siglo. La mala es que no se repetirá a lo largo del año, ya que Ogier hará algunas pruebas, mientras que Loeb aún no sabe si repetirá. Salvo que ambos cambien de opinión… Soñar no cuesta nada.


Campeonato de Pilotos: 1) Loeb, 27 puntos; 2) Ogier, 19; 3) Rovanperä, 17; 4) Breen, 15; 5) Neuville, 11; 6) Greensmith, 10.

Campeonato de Constructores: 1) M-Sport Ford, 42 puntos; 2) Toyota Gazoo Racing, 39; 3) Hyundai Motorsport, 13; 4) Toyota Next Generation, 8.


Mikkelsen sigue de festejos en el WRC2:

Arranque de temporada con el pie derecho para el campeón Andreas Mikkelsen dentro del WRC2, ya que el noruego se mantuvo al margen de los grandes problemas y con el Skoda Fabia Rally2 evo del Toksport (ahora navegado por Torstein Eriksen) se quedó con la victoria luego de superar por 55.4 al checo Erik Casi, mientras que el ruso Nikolay Gryazin completó el podio.

Mientras que en WRC3 el finlandés Sami Pajari supo mantener el mando en esta etapa final y venció con su Ford Fiesta Rally3 tras aventajar por 7.6 segundos al checo Jan Cerný.


24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page